29 feb. 2008

"Sauce ciego, mujer dormida"

En los veinticuatro relatos que componen este volumen, Haruki Murakami introduce elementos fantásticos y oníricos, mezcla con calculada ambigüedad el sueño y la vigilia, se sirve de referentes como el jazz o permite que los cuervos hablen; pero, sobre todo, crea personajes inolvidables, enfrentados al dolor y al amor, vulnerables y necesitados de afecto.
Basta un detalle nimio para que algunos de estos personajes se suman en la melancolía tras atisbar de pronto el lado oscuro que ocultan los actos cotidianos.
Unos, como el protagonista de El séptimo hombre, intentan superar, muchos años después, la pérdida de su mejor amigo, acaecida en la infancia; otros sienten el impulso de pasear por el zoológico los días de fuerte viento. Preparar la comida puede ser la excusa perfecta para desentenderse de los problemas ajenos, como en El año de los espaguetis; pero a veces la realidad se impone, como en Hanalei Bay, donde una madre acude a recoger el cadáver de su hijo surfista tras morir atacado por un tiburón. En Viajero por azar la casualidad propicia la reconciliación entre un hermano y una hermana, enemistados durante diez años, y en El espejo un vigilante nocturno narra su terrorífica experiencia con un fantasma.
Edita TUSQUETS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.