15 feb. 2010

La lectura sigue siendo un hábito cultural con escaso calado

Según los resultados del barómetro elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) y patrocinado la Dirección General del Libro, Archivo y Bibliotecas del Ministerio de Cultura, leer sigue siendo una actividad con escaso predicamente entre los españoles.
Según la encuesta, el 55% de los españoles dicen abrir un libro al menos una vez al trimestre. Siempre a tenor de las respuestas de los entrevistados, en nueve comunidades autónomas se supera ese 55%, a saber: Madrid (64,4%), La Rioja (58,4%), Aragón (58,3%), Cantabria (57,8%), Navarra (57,7%), Canarias (56,9%), País Vasco (56,8%), Cataluña (55,6%) y Baleares (55,3%). Una comunidad está justo en la media, Castilla y León (55,0%), y en siete se han registrado índices lectores inferiores al 55%: Galicia (54,9%), Comunidad Valenciana (54,6%), Murcia (54,3%), Asturias (52,9%), Castilla-La Mancha (50,5%), Andalucía (50,2%) y Extremadura (49,4%).
En cuanto al libro más leído o preferido durante el año 2009, el más veces citado por los encuestados ha sido El niño con el pijama de rayas, de John Boyne; en tanto que el autor del que más libros se han comprado ha sido el escandinavo Stieg Larsson.
El barómetro también revela que el 55,6% de los entrevistados compraron libros durante el año 2009; si bien 31,7 puntos de ese porcentaje corresponden a quienes también adquirieron libros de texto (lo que reduce el grado de lectores que lo hacen por afición, por placer o por adquirir conocimientos sin estar forzado a ello a causa de cursar estudios).
La cifra media de libros comprados por persona durante el año pasado fue de 10,5 unidades, incluidos los de texto --siempre según se deduce de las contestaciones de los encuestados.
Conclusiones de valor relativo
Los entrevistados que indicaron ser lectores --siquiera ocasionales-- supusieron el 55% del total, si bien es obligado puntualizar que 41,3 puntos de ese porcentaje corresponden a personas que dicen abrir un libro al menos una vez a la semana (estos serían los lectores frecuentes), en tanto que 13,7 puntos corresponden a quienes abren un libro al menos una vez cada tres meses. Es decir, cabe concluir que los lectores habituales de libros sólo serían cuatro de cada diez encuestados.
Los autores del sondeo han reseñado que, en comparación con los años precedentes, durante el 2009 aumentó el grado de lectura entre las personas que están desempleadas; no obstante, esta observación es de relativo valor pues no se han computado los efectos estadísticos del fuerte incremento de la tasa de desempleo. Más claro: a un mayor número de parados en el conjunto de la población, también corrresponde un mayor número de ellos entre los encuestados.
Los españoles que más leen son los niños con edades de 10 a 13 años (nueve de cada diez dicen leer); seguidos de los jóvenes con edades de 14 a 24 años (siete de cada diez). No obstante, esTas dos referencias tienen valor relativo, pues se trata de segmentos poblacionales en los que son aplastante mayoría los escolares y los estudiantes; es decir, personas que leen en mayor o menor medida por obligación.
En definitiva, el barómetro de la FGEE avala la tesis de que menos del 40% de la población española que sabe leer abre un libro al menos una vez al trimestre y, más inquietante, es más que probable que la tasa de lectores habituales de libros --excluidos escolares y estudiantes-- sea inferior al 25%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.