22 feb. 2010

"Perdona pero quiero casarme contigo"

¿Recuerda usted A tres metros sobre el cielo, la apasionada historia de amor que tuvo continuidad en Tengo ganas de ti, cuyos protagonistas sellaron su relación cerrando un candado con sus nombres en Ponte Milvio, sobre el Tíber?, ¿recuerda que la fama de ese puente dio varias vueltas al mundo y que cientos de parejas imitaron a los protagonistas de esas dos novelas hasta poblar con varios miles de candados las barandillas del viaducto?
Pues bien, el autor de aquella historia, Federcio Moccia, publicó hace ya tres años una tercera novela --también romántica a rabiar-- ambientada al igual que las dos anteriores en Roma: Perdona si te llamo amor. En principio este tercer trabajo no alcanzó tan rápido y sonado éxito como las dos anteriores, pero al paso del tiempo las ha igualada en ventas.
En Perdona si te llamo amor Moccia creó dos nuevos enamorados: Niki, una joven que cursa su último año de secundaria, y Alessandro, un publicista de 37 años a quien acaba de dejar su novia de toda la vida. A pesar de los 20 años de diferencia que hay entre ambos y del abismo generacional que los separa, Niki y Alessandro se enamoran locamente y viven una apasionada relación en contra de todas las convenciones y prejuicios sociales.
El libro, aparte de los avatares que vive la pareja, es una guía alternativa de Roma y, de forma similar a lo ocurrido con Ponte Milvio y los candados, parejas de toda Italia y de otros países han viajado a la ciudad eterna para seguir el rastro de Perdona si te llamo amor y conocer los escenarios del relato.
Y ahora Moccia vuelve a acaparar la atención de los y las aficionadas a las historias de amor con una nueva novela que da continuidad a a la anterior, titulada Perdona pero quiero casarme contigo; en la que los dos protagonistas, Niki y Alessandro, más enamorados si cabe y tras regresar de un inolvidable viaje a la isla de Blu donde han vivido días inolvidables, retoman su vida habitual. Él recupera el contacto con sus amigos de siempre, personas de su edad, y ella otro tanto... Y poco a poco la novela se convierte en un escaparate de personajes dispares y de mundos distintos, configurando un curioso fresco de afectividades y deseos en el que se plantean variadas cuestiones sobre el amor: ¿Qué es amar?, ¿es cierto que todas las parejas viven una crisis más o menos profunda en torno al séptimo año de la relación?, ¿tienen razón los que dicen que un amor no puede durar más de tres años?, y la pregunta más difícil: ¿Un amor puede durar toda la vida?
En fin, la cuarta novela del ultra-romántico Moccia es puro y legítimo entretenimiento y no defrauda a sus seguidores.
Edita PLANETA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.