8 mar. 2009

"Tengo ganas de ti", otra vez el candado del amor

El guión es tan simple como radicalmente romántico: El protagonista, el joven Step, regresa a Roma tras haber vivido dos años en Nueva York. Nada más llegar a la capital italiana, Step revive las sensaciones de su primer amor, Babi, cuyo recuerdo se convierte en una obsesión. Pero nada es igual, dos años no pasan en balde y, poco a poco, Step se convence de que debe reconstruir su círculo social. En ese proceso, Step conoce a Gin, con la que cree redescubrir el amor… Sin embargo, un buen día se reencuentra con Babi y todo, o casi todo, vuelve a empezar.
Pero los avatares de Tengo ganas de ti no son flor de un día. Se trata de la segunda parte de A tres metros sobre el cielo, relato con el que Federico Moccia ha hecho época en el genero de la novela romántica. Los protagonistas de A tres metros sobre el cielo, cuyo guión es si cabe más meloso que el de Tengo ganas de ti, sellaron su amor cerrando un candado con sus nombres como símbolo de unión eterna. La hisoria de Moccia causó furor y miles de jóvenes italianos enamorados han imitado ese episodio colocando candados en Ponte Milvio, sobre el Tíber, que es el escenario del episodio inventado por Moccia.
Tengo ganas de ti reverdece ese primer éxito editorial de un autor rosa y rabiosamente comercial que no engrosará la lista de grandes, inolvidables y eternos escritores italianos. No obstante, Moccia puede alardear de que en su día desencadenó un fenómeno social del que todavía hoy quedan pruebas tangibles: miles de candados con los nombres de personas enamoradas.
Edita PLANETA

3 comentarios:

  1. me encanta ste libro el mejor k he leido!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja no has leído muchos entonces... de todos modos la historia es.. atractiva... no le quito méritos por eso.

      Eliminar
  2. Es impresionante!! Unos de los mejores libros.

    ResponderEliminar

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.