6 mar. 2010

"Oficio de poeta. Miguel Hernández"

Eutimio Martín reconstruye la trayectoria humana y literaria de uno de los clásicos del siglo XX y desvela algunos aspectos poco conocidos o ignorados de su personalidad y de su ideología: un áspero carácter personal no exento de presunción y la dimensión contrarrevolucionaria de su obra inicial. Estas páginas no dan cabida a una visión ingenuamente romántica del autor de Viento del pueblo.
La muerte de Miguel Hernández en prisión es un asesinato a fuego lento. Tiene 31 años. La escritura de su obra y el desarrollo de su propia vida han discurrido en paralelo por caminos llenos de abrojos persiguiendo a toda costa un claro objetivo: ejercer sin cortapisas y con pleno significado el oficio de poeta. No dudará en rebelarse contra la voluntad del padre y llegará a culminar, a pesar de la constante penuria, tres años de guerra y otros tantos de cárcel, un compromiso inalienable consigo mismo y con el pueblo. Las luces y las sombras, las contradicciones de la condición humana proyectan el claroscuro de una constante lucha frenética por la satisfacción de su doble aspiración, ética y estética, indisociable de su condición humana y literaria.
Habría salido de la cárcel accediendo a colaborar de cualquier modo con el régimen franquista. Pero se negó porque supo que no podría desarrollar con la necesaria dignidad su oficio de poeta y que su condición de icono republicano de la guerra civil perdería toda legitimidad. Y lo pagó con la muerte, relata Eutimio Martín.
Edita AGUILAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.