27 mar. 2008

"El jardín dorado"

Érase una vez en la isla de Creta un minotauro --monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro-- que vivía en un laberinto y se nutría de la sangre de los jóvenes que le eran entregados en sacrificio.
Eso cuenta la tradición, pero Martín Garzo tuerce los hilos de la leyenda para darnos su versión de la vida de Bruno, el monstruo. Con él, el lector descubre el palacio de Creta, un lugar donde todo es posible y donde el deseo se casa con la abundancia. Allí, el lector conoce a Ariadna, la hermana gemela de Bruno, y a las otras doncellas que alegran los días del joven. El lector también sabe de Artífice, el constructor del laberinto, y de Nómada, el contador de cuentos.
Desde el nacimiento de Bruno hasta su muerte, el lector lee-escucha de boca de Ariadna una historia donde los vivos dialogan con el más allá y los animales hablan, los muñecos tienen corazón de hombre y las mujeres siguen el rastro de su propia locura a través de un jardín dorado donde el tiempo no tiene ley y el dolor descansa.
Con estos elementos tan dispares Martín Garzo vuelve al mundo mítico de El lenguaje de las fuentes y consigue que el horror y la ternura anden de la mano gracias a su gran talento de narrador.
Edita LUMEN

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.