22 jul. 2008

"La emperatriz de la seda"

Artesano chino de Khotan, hilando seda con métodos tradicionales (pulsar sobre la imagen para ampliarla)
La seda es una sustancia de consistencia viscosa formada por una proteína llamada fibroína. Ésta es segregada por las glándulas de ciertos artrópodos, pero la de mejor calidad es la obtenida de los capullos creados por la larva de bómbix mori, más conocida como gusano de la seda, cuyo principal alimento son las hojas de la morera; así es descrito ese tejido en la entrada de la enciclopedia Wikipedia.
La primera prueba de que antes de Cristo la seda ya era un producto de alto valor económico, motivando la creación de una serie de rutas comerciales que llegaron a tener ámbito trascontinental, fue el hallazgo de una fibra de seda en el pelo de una momia egipcia que databa del año 1070 antes de Cristo, aproximadamente.
Dos siglos después --dando por ciertos los hechos que Marco Polo narra en su libro El millón o Libro de las maravillas-- la seda sería introducida en Europa; si bien hay pruebas de que ese tejido ya había llegado al Viejo Continente de la mano de los árabes, de modo que los Polo se limitaron a constatar su procedencia, amén de aportar datos concretos de las rutas de mercaderes que, enlazando unas con otras, permitían viajar con cierta seguridad y linealidad desde el Proximo Oriente hasta China.
En La emperatriz de la seda, José Frèches elabora una narración que, amparada en datos históricos, recrea las circunstancias que rodeaban la poderosa industria de la sede en la China del siglo VII. La trama incluye avatares palaciegos y sociales mediante los que Frèches retrata la sociedad china, incluida su vida cotidiana, usos, costumbres y valores.
La emperatriz de la seda es, básicamente, una novela de amor aderezada con hechos que ilustran el choque de dos mundos, Oriente y Occidente, en el momento en el que se producía la consolidación de la Ruta de la Seda, a la que cabe otorgar el título de primera vía comercial intercontinental de la historia de la humanidad.
Edita MARTÍNEZ ROCA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.