6 dic. 2008

"Crepúsculo", o cómo rentabilizar una novelita

La literatura de entretenimiento merece respeto, sin duda. De hecho, la mayoría de las novelas pueden ser incluidas en esa categoría o definición porque persiguen, entre otros fines, el entretenimiento. Pero al igual que toda creación humana, la literatura de entretenimiento --reduciendo su ámbito, aquí se alude a aquella que sólo sirve para entretener por entretener sin atender a nada más-- tiene límites y debería respetar ciertas formas y criterios.
Crepúsculo, cuyo guión es radicalmente absurdo, tiene el mérito (¿?) de haber servido de base para una película comercialmente rentable que encandila a niños, preadolescentes, adolescentes, jóvenes y jovencitos de edad más avanzada por motivos de azarosa descripción y que son totalmente ajenas a la literatura.
Se trata, pues, de un libro del montón que, no obstante, puede ser de interés si el lector es un cinéfilo que ha visionado el filme y acompaña la digestión de tan loca historieta con este otro texto: Crepúsculo, el libro de la película, que permite comprobar cómo se consigue crear un éxito cinematográfico tomando como base un libro del montón que, mercadotecnia al margen, está condenado al olvido; sin menoscabo de que rente sustanciosos ingresos a su autora, al editor y a los fabricantes de la película.
Edita ALFAGUARA
..
A POSTERIORI: Al margen de gustos y valores literarios, lo cierto es que "La saga de Crepúsculo pasa de los dos millones y medio de libros vendidos", vía Lecturalia.

4 comentarios:

  1. ¡respeta la literatura que de verdad gusta!
    Este tío no tiene ni idea de aceptar todos los gustos
    Y sepor experiencia que la narativa la odia, y que le gusta más el texto histórico
    ¡Poned críticas buenas de los libros aunque os parezcan malos!
    ¡Que para algo etán los foros!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muerte a "libros del montón"!

    ResponderEliminar
  3. Las novelas y libros del montón existen, son las que no pasaran a la historia de la literatura, las que nos proporcionan ratos de evasión y reflexión sin pretender ser más que eso, las que a veces se combierten en nuestras manos y bajo nuestros ojos en novelas bombóm. Por mucho que nos guste una de esas novelas y nos apasione su historia no debemos olvidarnos de lo que son.
    por otro lado cierto teórico del cine, no recuerdo ahora cual, dijo que las novelas que debían ser adaptadas a la gran pantalla eran estas mismas, pues no habían hallado en la literatura su mejor forma de expresión ...

    ResponderEliminar
  4. No pretendemos dar lecciones de nada ni condenar ningún libro (hay algunos que sí merecen condena sin paliativos, pero precisamente por eso no aparecerán nunca en esta bitácora).
    Como muy indica Melodi, el buen entretenimiento y los valores literarios no tienen porque ir aparejados.
    Saludos.

    ResponderEliminar

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.