9 dic. 2008

"El motín de la Bounty"

Pasquín propagandístico de la película que protagonizaron Marlon Brando y Trevor Howard, dirigidos por Lewis Milestone
El autor de El niño con el pijama de rayas, John Boyne, asumió el reto de relatar el episodio vivido a finales del siglo XVII a bordo de una fragata de la Marina de guerra británica desde una perspectiva distinta, a través de los ojos de un grumete de 14 años, John Jacob Turnstile, muchacho pícaro y de oficio ladronzuelo, huérfano y vecino de Potsmuth, que para evitar la cárcel se alista en la Armada como ayuda de cámara del capitán de la HMS Bounty.
El motín de la Bounty versa sobre un acontecimiento histórico que al paso del tiempo propició importantes cambios en la forma de entender y de atender los problemas que se pueden desatar a bordo de un buque --sea o no militar-- durante largas travesías.
El relato de Boyne es bien distinto pero no menos apasionante que el ofrecido por Lewis Milestone en su película, cuyos personajes centrales fueron interpretados impecablemente por dos gigantes: Trevor Howard y Marlon Brando.
Una tripulación desilusionada por el destino del barco, que regresaba al lejano Tahití, y harta del maltrato de los oficiales se rebela y destituye al capitán, William Bligh, que en la mayoría de los relatos --probablemente parciales y relativamente fiables-- es presentado como un tipo autoritario en grado extremo y por ende, cruel. La reconstrucción de Boyne es notablemente distinta, menos maniquea, y la pone en boca del jovencito grumete, que ya jubilado como capitán rememora con serenidad el acontecimiento que vivió cuando inició su larga carrera como marino.
El motín de la Bounty nada tiene que ver con El niño con el pijama de rayas, salvo en un detalle: el protagonismo vuelve a recaer en una persona a medio hacer, un niño, que también es sensible y a ratos, desconcertante.
Edita SALAMANDRA

1 comentario:

  1. Una tragedia humana que todo el mundo debiera conocer.Así se aprende a ser mejor ser humano.

    ResponderEliminar

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.