6 dic. 2008

"Libro de los monstruos españoles"

En la imagen, trabajo del maestro Jesús Gabán para ilustrar una versión de Blancanieves
Cada país, cada comarca, cada localidad e incluso cada familia tiene sus propios monstruos, creados ex profeso o adoptados. Pero los monstruos de la Península ibérica, al igual que los de Escandinavia o los de Escocia se están muriendo.
La mayoría de los niños y adolescentes de hoy conocen perfectamente a Shreck, por citar un ejemplo, pero pocos saben quien es el Cuélebre. Hollywood está matando a todos los competidores… Es un decir.
Nuestros monstruos "corren un grave peligro de desaparecer porque la gente ya no los conoce, ni sabe cómo se llaman, ni qué forma tienen, ni dónde viven, ni cuáles son sus costumbres, ni cómo se convive con ellos", advierte la autora de este libro, la filóloga Ana Cristina Herreros, que ha contado con la impagable colaboración de Jesús Gabán, el ilustrador que se ha encargado de fotografiar a los monstruos que agonizan en la desmemoria popular.
La autora subraya que "la palabra monstruo viene del latín monstruum y significa que excede a lo natural, prodigio, maravilla, raro, singular; a su vez monstruum procede del verbo monstro, que significa mostrar, enseñar, advertir, aconsejar.
"Monstruo es, pues, lo que se muestra y nos muestra lo que no queremos ver de nosotros, quizá por ello no queremos que aparezcan, no vaya a ser que nos delaten, no vaya a ser que todo el mundo vea que no somos perfectos, que en algún rincón oscuro de dentro de nosotros hay un ser que se deja dominar por la ira, que devora todo lo que se interpone en su camino, que algunas noches se vuelve una bestia, que se comporta de forma caprichosa, que seduce sin reparar en las consecuencias, un ser indómito que se escapa al control, a la norma, un ser prodigioso, maravilloso, raro, singular.
"Además, estos monstruos que están desapareciendo son los monstruos de nuestra tradición oral, los monstruos que habitaron nuestras cuevas, que cantaban junto a una fuente o a la orilla del río, que se bañaron en nuestros mares, que surcaron nuestros cielos, que se ocultaban en nuestros desvanes o hacían diabluras en nuestras cocinas".
En definitiva, se trata de un libro que, llegadas estas fechas, es ideal para cargarlo en el trineo y en los camellos de otros seres de leyenda: Papá Noel y los Reyes Magos.
Edita SIRUELA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.