19 dic. 2008

"El último mogol"

Durante la primera mitad del siglo XVIII el Imperio Mogol quedó reducido a la sombra de lo que fue y un siglo después desapareció definitivamente, ocaso al que contribuyó poderosamente Gran Bretaña. 
Fundado en 1526 por Baber (descendiente de Tamerlán, jan de origen turcomano), el imperio llegó a comprender la práctica totalidad del subcontinente indio, el actual Afganistán y el oriente de Persia. El fin de su poderío cabe datarlo en 1739, con motivo de la invasión de Delhi por parte de los ejércitos persa y afgano, que arrasaron la ciudad y se apropiaron de todo lo que de valor había.
Pero el declive se había iniciado dos decenios antes debido, en primer lugar, a la creciente distancia entre la corte mogola (cuyos miembros eran de religión musulmana) y los campesinos y artesanos urbanos (mayoritariamente hindúes), lo que desencadenó sucesivos enfrentamientos y violentas insurrecciones en el norte de la actual India. Esa debilidad fue aprovechada por los marathas (Maharasthra) y los ahoms (Assam), que fueron laminando el poder central y apropiándose de territorios, propiciando además el levantamiento de otros reinos de la vasta e incontrolable geografía que administraba la corte de Agra.
Tras un siglo de progresiva decadencia, en 1857 las tropas británicas --puestas al servicio de la East India Company, que poseía asentamientos en la India desde mediado el siglo XVIII-- remataron la faena al deponer al último emperador, Dalhi Zafar (o Bahadur II), cuyo poder ya era por aquel entonces puramente formal.
El ultimo mogol, de William Dalrymple, está ampliamente documentado e incluye recientes aportaciones de manuscritos en urdu y en persa que nunca habían sido traducidos. El autor narra con maestría y tensión propia de una novela de intriga los acontecimientos vividos en la corte del Gran Mogol, abundando en detalles de alto valor que eran desconocidos para los historiadores.
El último mogol también deja constancia del destructivo papel que jugó Gran Bretaña, que a fin de lograr el control total del sur de Asia no tuvo escrúpulos de ningún tipo, pues enfrentó a los indios entre sí y con los bengalíes, los afganos, los paquistaníes, etcétera, dañando gravemente el equilibrio social y económico de la gran India pre colonial, amén de proceder al robo sistemático de todo tipo de bienes, incluidos los de carácter cultural y religioso.
Edita BELACQVA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.