22 nov. 2010

"Los príncipes. Preparados para reinar"

Los autores, los periodistas Carmen Enríquez y Emilio Oliva, han elaborado un retrato personal del heredero de la Corona y de su esposa políticamente correcto. Lo más interesante del trabajo es que aporta las opiniones --incluidos sentimientos y sensaciones-- de sesenta personas. "Hemos tratado de hacer una panorámica de los príncipes periodística, correcta, honesta y entretenida", declararon los autores a la agencia Efe con motivo de la presentación del libro. 
Con anterioridad, cuando se ocupaban de la información de la Casa Real, Enríquez (TVE) y Oliva (Efe) habían escrito Doña Sofía. La reina habla de su vida, y con motivo de la boda del heredero decidieron hacer algo similar con don Felipe y la futura reina de España con la finalidad de acercar a ambos personajes al gran público. 
"Hemos procurado en todo momento que el relato sea claro, que se entienda y que entretenga, aunque hable de algo tan serio como el futuro de España", precisó Emilio Oliva. El libro describe al príncipe como un hombre meticuloso en el trabajo, reflexivo y prudente; con hábitos noctámbulos y que madruga por obligación, que disfruta comiendo un bocadillo y tomando un vino con sus amigos, y que se declara feliz con su vida familiar.
De la princesa, doña Letizia, dicen que "ha ejercido una influencia positiva en él --comentó Enríquez en la presentación del libro-- porque ha contribuido a que sea más abierto y más amable. El príncipe ha cambiado desde que está con ella".  
La princesa, según los autores de este libro, es una persona extremadamente curiosa y ansiosa por aprender, con una gran voluntad de superación y que gracias a su afán perfeccionista ha podido adaptarse a su papel institucional, aunque "ese mismo perfeccionismo la lleva a mantenerse tensa en algunos actos públicos", puntualizaron los autores.   
Edita AGUILAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.