27 ene. 2011

"Viriato"

Viriato fue el principal caudillo de los lusitanos cuando hicieron frente a las legiones romanas. Las tribus lusitanas habitaban en el área comprendida entre los ríos Duero y Guadiana, de norte a sur, y de este a oeste desde, aproximadamente, las actuales provincias de Ávila, Madrid, Toledo y Ciudad Real hasta el océano Atlántico; no obstante las regiones donde más población tenían eran las del actual centro de Portugal y la actual Extremadura, y en menor medida, en el sur portugués y en las actuales provincias de Salamanca y Zamora. Los hechos que narra Joâo Aguiar --basados en los escasos datos y referencias que existen del personaje-- transcurren entre el año 150 y el 75 antes de Cristo. La bibliografía disponible sobre Viriato es tan escasa que ni siquiera se puede determinar cuándo ni dónde nació. Los tres lugares que más veces mencionan los historiadores, aunque todos a título indicativo, son Torrefrades (Zamora), Guijo de Santa Bárbara (Cáceres), y la Serra da Estrela, en Portugal. La única referencia a su tribu nativa la hizo  Diodoro Sículo, que la sitúa en una zona de costa portuguesa. 
Durante la mayor parte de su vida, Viriato se dedicó a guerrear y lo hizo con éxito, tanto que los romanos --que reconocieron expresamente su admiración por el pastor ibérico-- llegaron a otorgarle el título de dux lusitanorum (caudillo de los lusitanos). 
Tito Livio dijo de Viriato que era un pastor que luego se dedicó a la caza y finalmente, a la guerra. Según Apiano, fue el líder "que mayores dotes de mando había tenido entre los bárbaros y el más presto al peligro atrevido (...) y el más justo a la hora del reparto del botín", lo que le permitió moivlizar a numerosos buscadores de fortuna y plantar cara a Roma durante ocho años pese a que el ejército lusitano era tan heterogéneo como ingobernable.
Edita EDHASA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.