21 jul. 2007

"Brother Ray"

La singladura vital de Ray Charles (1930-2004) es, sin duda, una de las más extraordinarias de cuantas surcan el panteón de los grandes mitos de la música popular afroamericana. En Brother Ray es el propio artista quien, conversando con David Ritz, desgrana, con su característica y desinhibida energía, la crónica de su peripecia vital.
Relato que arranca con los trágicos recuerdos de su accidentada infancia, sus primeros tientos profesionales y se centra en el largo y tortuoso camino que recorre hasta su consagración como uno de los grandes de la música popular de todos los tiempos; sin soslayar algunos de los episodios más oscuros de su vida – como la adicción a la heroína y sus siempre difíciles relaciones con las mujeres.
Una pobreza turbadora, la ceguera, la pérdida de los suyos y el abrasivo e inmisericorde racismo de la época confieren a la personalidad del artista una serie de rasgos que marcarán el desarrollo de su carrera profesional y la estructura de su carácter.
Con todo, Ray Charles fue aclamado mundialmente como uno de los grandes genios de la música norteamericana a los 32 años.
Al combinar intuitiva y caprichosamente el gospel con el jazz, el blues y el country, dio con los ingredientes de lo que acabaría por conformar, y denominarse posteriormente, música soul.
A lo largo de una carrera profesional que se prolongaría durante más de medio siglo, Ray Charles siempre mantuvo las riendas de su vida personal y profesional bajo su control, sin consentir ningún tipo de injerencia o de consejo sobre lo que debía hacer o dejar de hacer con su carrera artística, y menos aún con su propia vida.
Tal como rezaba la reseña del Chicago Sun Times, Brother Ray es un relato no exento de “cierta candidez, rebosa sinceridad, en ocasiones se antoja incluso sonrojante, pero es con frecuencia muy hilarante, de una envolvente calidez, muy conmovedor y profundamente humano, como su música”.
Edita GLOBALRHYTHM

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.