26 jul. 2007

"Gógol en el Palacio de El Pardo"

Presa de súbito hechizo, Carmen Polo descubre una noche que todo signo de feminidad le ha desaparecido del pubis: ni vello, ni conductos, ni pliegues. Mas lo increíble revela su aciaga verdad: los riñones prosiguen con su excreción por todos los poros del cuerpo.
Convertida en húmeda piltrafa, la mujer se apaga en secreta agonía. La servidumbre palatina se percata del trance, y su noticia se propaga por toda España en procaces coplas. Es la involuntaria profecía que Nikolai Gógol plasmó en su relato La nariz.
Atónito, Francisco Franco no sabe que medida tomar: el tiempo es recio y aún no ha designado sucesor. Poderosos motivos vetan la consulta médica o el consuelo eclesiástico, y opta por recurrir a las artes lisboetas de un médium convocado por su hermano Nicolás.
Su revelación: la paloma fugitiva se encontrará entre faralaes. Así pues, el Coronel Salgado y el joven teniente Gelmírez parten a la Feira de Abril Sevillana guiados por el antiguo decreto. En la caseta del célebre Esmeralda, varón entendido y entendedor, creen encontrar lo que buscan. Mas el periplo se dobla y desdobla tras un Santo Grial de ambiciones, y a los enviados los arrebata el vórtice de la España manola y asimétrica.
Esta novela de Antonio Pérez-Ramos esquiva la historia real al tomar como fundamento un suceso imposible que lo colorea todo. Así, fabula la sazón y postrimería del régimen de un Franco a veces ficticio. Tal es el engendro: conseguir que la verdad literaria absorba a cualquier otra para devolvérnosla transfigurada en insospechada luz.
Edita GALAXIA GUTENBERG

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.