27 sept. 2007

"El Valle de los Caídos"

El 23 de noviembre de 1975 una losa de marmol de tonelada y media de peso provocó un sonido beve y seco al ser ajustada en la boca del hueco abierto en el suelo de la cripta excavada en la vaguada de Entremuros --rebautizada Valle de los Caídos--, tapando el ataúd que contiene los restos de Francisco Franco Bahamonde, uno de los líderes del golpe de Estado de 1936 y dictador de España durante cuatro decenios.
El Valle de los Caídos fue concebido por el propio Franco para acoger su postrera residencia terrenal, además de constituir un gigantesco monu­mento votivo en recuerdo de "los caídos por Dios y por España" durante la guerra incivil de 1936-39. Los vencidos de la contienda sólo podían recuperar cierta normalidad vital si expiaban sus pecados. Y con ese fin --aunque casi siempre de forma involuntaria-- varios miles de vencidos, en su mayoría presos, redimieron penas construyendo el templo de Entremuros.
Una vez finalizada la monumental obra, en 1958, la dictadura proclamó que había llegado la hora --¡casi 20 años después de finalizada la guerra!-- de la reconciliación, pero esa paz social pasaba por jurar fidelidad al régimen.
Este libro de Daniel Sueiro --publicado por primera vez en 1976, revisado y aumenta­do en 1983 y que ahora se reedita-- relata con rigor la génesis y la construcción del Valle de los Caídos, des­de la historia social hasta la peripecia personal, al tiempo que reproduce las opiniones de sus protagonistas: arquitectos, escultores, penados y obreros libres. Hoy, justo cuando se vive un generalizado debate sobre la conveniencia de hacer memoria y no esconder las vergüenzas del país, este libro puede ser un referente útil para colocar ciertas cosas --incluidas las piedras-- en su sitio.
Edita LA ESFERA DE LOS LIBROS

1 comentario:

  1. No conocía este libro de referencia histórica que suena más que interesante. Saludos!

    ResponderEliminar

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.