19 sept. 2007

"La doctrina del uno por ciento"


En enero del 2003, Al Qaida --o una organización hermana o filial-- decidió abortar un atentado con gas letal en el metro de Nueva York. Este suceso, que está comprobado, fue un eslabón más en una escalada que ya fue detectada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, en sus siglas inglesas) tras localizar y analizar el ordenador personal de un yihadista residente en Bahrein, que fue donde se había diseñado un sencillo e ingenioso artefacto que podía liberar cianuro de hidrógeno en un convoy de metro. De haberse producido este atentado, las consecuencias habrían sido más sangrientas que las del 11-S del 2001 en las Torres Gemelas.
El autor de La doctrina del uno por ciento, Ron Suskind, saca a la luz ese dato como muestra de que lo que ha sucedido a partir del 12 de septiembre del 2001 en Estados Unidos es tanto o más importante que lo acontecido el día anterior. El 11-s contribuyó a fraguar una actitud social --ya generalizada-- y una política oficial como respuesta a una tragedia que conmocionó a EE UU y que ha hipotecado e incluso emponzoñado las decisiones de su gobierno.
Para entender la respuesta de Estados Unidos al 11-S es imprescindible escuchar el diálogo que se desarrolla entre quienes investigan y trabajan para evitar nuevas tragedias y quienes toman las decisiones político-institucionales. Un diálogo que a menudo es tenso y que casi siempre es improvisado, según apunta Suskind.
El 11-S sigue siendo un hecho tan monstruoso --por la sangre inocente derramada-- como inexplicable. Suskind, lejos de las teorías de la conspiración --algunas de las cuales merecen atención--, aporta datos y un análisis esclarecedor.
Edita PENÍNSULA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.