22 nov. 2008

"El viaje del elefante"


José Saramago es cervantino confeso, admira a Borges y a Kafka, y opina que la mejor narración nace en la imaginación, no en las vivencias. Es su opinión. Legítima y respetable. Recién publicado su nuevo libro, El viaje del elefante, Saramago confiesa que empiezan a pesarle los 86 años, la vida, al tiempo que se reivindica afirmando que mantiene su vitalidad creativa.
El autor, optimista en el sentido vital del término, ha calificado el libro de "luminoso", pese a que hay elementos que podrían convertirlo en una historia tétrica e indudablememte pesimista, pues el escepticismo ante casi todo --incuido el ser humano contemporáneo-- es consustancial a Saramago.
Este libro es ajeno a toda teoría o ideología, incluso hay humor y, según ha confesado el autor, "no refleja nada de lo que puedo pensar, sentir o imaginar". Y reconoce que hace poco más de un año, cuando le fue diagnosticada una afección pulmonar que le obligó a ser hospitalizado en estado grave, pensó que sus días estaban contados.
Él no lo ha reconocido con esas palabras, pero quienes leen a Saramago saben que esa era su percepción. Ese episodio médico-personal ha marcado El viaje del elefante, que es el viaje de la memoria y, por extensión, el viaje de quien sabe y siente que esta vida es finita.
El libro, en todo caso, es un cuento en el que la nobleza, los militares y la iglesia católica salen éticamente tocados porque, tal como ha advertido Saramago, "es necesario desmitificar instituciones".
La novela relata las imaginarias anécdotas que se suceden durante el traslado de Lisboa a Viena del elefante que en el siglo XVI el rey de Portugal regaló al archiduque de Austria. El largo viaje narrativo de Saramago concluye, de momento, con el viaje de varios miles de kilómetros que protagoniza un elefante "que no tiene nada que ver con lo que está pasando alrededor suyo", precisa el escritor, que recurre al esperpento cuando, muerto el animal, los transportistas le cortan las patas para convertirlas en un ornamento... ¡que es inservible!
Edita ALFAGUARA

1 comentario:

  1. Zaramago es una de esas personas cuyos libros van madurando con los años. Me encanta ver como sus posturas van cambiando.

    Saludos

    ResponderEliminar

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.