15 may. 2010

Vázquez Figueroa novela la invasión de Canarias: "Garoé"

Garoé era un laurel que cabría calificar de mítico de la isla canaria del Hierro que tuvo la condición de sagrado para los antiguos herreños, los bimbaches, etnia que es una más de las que habitaron las Canarias y que han sido agrupadas bajo la denominación de guanches, pueblo de origen bereber; si bien no todas las tribus o etnias isleñas formarían parte de la misma familia.
Según los relatos orales que fueron recogidos en los siglos XVI-XVII y de los que queda constancia escrita, el mítico garoé recogía el agua que transportaban los vientos alisios que barrían la isla y que, una vez condensada en su follaje y ramas, caía al suelo y daba la vida a los bimbaches.
Similar fenómeno se daba y se da en todo el archipiélago canario y en otras islas del océano Atlántico. Sea como fuere, el garoé forma parte de la identidad ancestral y ya perdida del Hierro.
Uno de los muchos relatos que reflejan la supuesta dependencia que los bimbaches tenían del garoé cuenta que el agua que resbalaba del árbol era almacenada en un hueco cavado en el suelo del que la población se proveía y, según añaden otros testimonios de la época que son de escaso valor histórico, fue gracias a ese suministro que los bimbaches lograron plantar cara --aunque sólo temporalmente-- a los castellanos que invadieron la isla.
El garoé habría sido derribado por una tormenta en los primeros años del siglo XVII, hecho del que dejó constancia un monje castellano-aragonés identificado como Abreu Galindo, que data la pérdida en 1610.
Esa es la leyenda del árbol que da nombre al relato de Vázquez Figueroa, que ha obtenido el Premio de Novela Histórica 2010.
El guión de Vázquez Figueroa, que recoge numerosos elementos de la historia de Canarias, narra los avatares que vivió un general que estaba al servicio de los reinos de la futura España pero que defendía los derechos de los canarios nativos.
Edita MARTÍNEZ ROCA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.