8 oct. 2008

"China, de la A a la Z"

Xulio Ríos, director del Instituto Galego de Análise e Documentación (Igadi, entidad implicada en el conocimiento cabal del mundo), ha elaborado un didáctico ensayo que, a modo de diccionario, ofrece las claves fundamentales para entender lo que significa y lo que significará China.
El gigante asiático, del que demasiados europeos sigue teniendo una visión tan exótica como simplista --incluidos aquellos que reducen China a la figura histórica de Mao Ze Dong-- posee un bagaje cultural, incluido el científico, que para sí quisieran algunos de los países de Occidente que se autocalifican de altamente civilizados. A estas alturas todavía es necesario recordar que la pólvora y la imprenta, por citar sólo dos ejemplos, eran utilizadas en China decenas de años antes que en Europa. El desconocimiento del planeta chino es proverbial.
China está de moda, en esto hay coincidencia general. Máxime a causa de la celebración de los juegos olímpicos en Pekín; pero no nos engañemos, sigue suscitando desconfianzas y las transformaciones que vive el país son analizadas desde un punto de vista estrictamente occidental, sin considerar la actitud ni los criterios propios de los chinos y, en general, sin atender a que Asia --con China, India y Japón al frente-- constituye un mundo cuya comprensión exige menos tabúes, más atención y, sobre todo, más respeto.
Xulío Ríos, que conoce a fondo China --pues al margen de conocimientos atesorados ha vivido en el país-- forma parte del equipo de expertos de Casa Asia, de modo que su libro no sólo se beneficia del espejo de un sinólogo acreditado, sino que está planteado desde el punto de vista de quien es consciente de que urge arrumbar el eurocentrismo, que no el europeísmo.
Para entender China, incluido su inevitable florecer económico, es preciso poner una primera y sólida piedra; por ejemplo, leyendo este libro.
Edita POPULAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.