28 sept. 2009

"La caída del muro de Berlín"

El Berliner Mauer (muro de Berlín), cuya denominación oficial fue Antifaschistischer Schutzwall (muro de protección antifascista), fue levantado en el verano de 1961 por orden del Gobierno de la desaparecida República Democrática Alemana (RDA), el Estado creado a instancias de la Unión Soviética en la zona alemana controlada por Moscú después de ser derrotado el ejército nazi en 1945.
El muro, símbolo de la guerra fría Este-Oeste (aunque es más exacto decir guerra URSS-EE UU), tenía 45 kilómetros de longitud y aislaba físicamente del mundo a Berlín oeste (la zona de la capital germana que controlaban Francia, EE UU y Gran Bretaña).
La barrera levantada por la RDA provocó la separación durante casi dos generaciones de numerosas familias. Varias decenas de miles de personas escaparon de la RDA a la Alemania federal por túneles, en avión, burlando a los aduaneros, por mar, pasando a los países vecinos... Pero en contra de lo que se ha dicho sólo una minoría lo hizo burlando el muro y el número de alemanes que murieron intentando cruzarlo no sumó miles, como se ha llegado a afirmar, sino que fueron un máximo de 270, según la Fiscalía de Berlín, y un mínimo de 125, según estimaciones del Centro de Estudios Históricos de Postdam.
La demolición del muro y con ello el derumbe final de la RDA se inició en la noche del jueves 9 de noviembre de 1989, hace ya veinte años.  
El acontecimiento, que en Alemania fue llamado Die Wende (el cambio), fue inevitable debido a la presión social de la generalidad de los alemanes, tanto los del este como los del oeste, y como consecuencia de la extrema debilidad que acusaban la economía, la Administración y el conjunto de los dirigentes políticos de la RDA, que no sólo estaban perdiendo el apoyo de la URSS (donde ya se vívía el fin del régimen soviético), sino que además eran incapaces de frenar la desobediencia civil y a los cientos de ciudadanos que se refugiaban en las embajadas berlinesas de países que hasta hacía poco eran amigos, como Polonia y Checoslovaquia, para desde las legaciones diplomáticas huir de la Alemania soviética; además, durante los meses previos a la caída del muro no menos de 15.000 alemanes de la RDA cruzaron las fronteras de Austria y Hungría. El muro era, en cierto modo, el único edificio que quedaba de la arquitectura socio-política germano-oriental.
El libro de Jean Marc Gonin y Olivier Guez narra las circunstancias que condujeron al Die Wende y las consecuencias que tuvo en Alemania, con la reunificación del país, así como el impacto que el episodio provocó en el conjunto de Europa, sobre todo en la Unión Europea.
Edita ALIANZA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.