13 ago. 2010

"La reina de la ruta de la seda"

Arib, un bis de la mítica Scheherezade, fue la cantante y cortesana más famosa del Oriente Próximo, logró seducir a los hombres más poderosos de su época con sus bailes y canciones --amén de otra habilidades y atractivos-- y se convirtió en una de las personas más influyentes de su tiempo (siglo IX d.C.), tanto en lo social como en lo económico y político.
Pero para alcanzar tan alto grado de poder, que era impensable para una mujer residente en un país donde primaban criterios religiosos radicalmente misóginos, vivió innumerables penalidades, riesgos y aventuras, casi todas ellas como sujeto paciente.
Arib pasó de niña a mujer con la rapidez propia de un país y de un tiempo en el que ser hembra condicionaba. El ambiente y los valores imperantes marcaron el carácter de Arib, que se preocupó de conocer a fondo los entresijos y los aspectos más destacados de la organización social de su país.
Inspirada en un personaje real, la historia de Arib que ha recreado Agnes Imhof reproduce los atractivos y también lo más deleznable de las cortes del Oriente Próximo, incluidas sus intimidades y las sensaciones de quienes vivieron esa subyugante mezcla de atracción y de repulsión que caracterizó el islamismo de Mesopotamía y de los países que conquistaron los herederos de Mahoma durante el período que va desde el siglo VII hasta el XV, un islam enfrentado a medio mundo y que partir del siglo VIII-IX tuvo que competir con el cristianismo, que ya estaba plenamente institucionalizado y también era impuesto a sangre y fuego por las monarquías mediterráneas y centroeuropeas.
Edita EDHASA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.