25 oct. 2010

"Del comer al nutrir. La ignorancia ilustrada del comensal moderno"

En el mundo de la alimentación el conflicto entre lo tradicional y lo moderno, que avanza aunque sea e trompicones en todos los ámbitos de la vida, se vive un debate en el que lo superfluo y los intereses económicos juegan un papel fundamental.   
Para algunos --una minoría exigua pero con alta capacidad de difundir lo que piensa y lo que le interesa-- comer bien es sinónimo de comer platos o preparados glamurosos, habiéndose trasladado a la sociedad la percepción de que tener buen gusto exige experimentar --sin excusas--, utilizando incluso productos que no son alimenticios.  
En Occidente y para un sector social determinado, el acto de comer o alimentarse --¡que es una necesidad!-- se ha convertido en una oportunidad más para diferenciarse o marcar distancias y, también, para hacer negocio. En paralelo, sigue más vivo que nunca --aunque solapado-- el debate entre la alimentación tradicional, la convencional (la que es propia de las sociedades industrializadas) y la posmoderna, como denomina a esta última la autora de este libro, Aurora Herrero Racionero.  
En el texto de presentación de este libro, la firma editora reseña que esos "tres modos paradigmáticos de vivir y de pensar se nos revelan aquí [en el mundo del comer y de la cocina] no tanto como una secuencia histórica ya acaecida, sino con toda la viveza e intensidad con la que vivimos quienes comemos pero ya no sabemos bien cómo hacerlo, con todas nuestras angustias y desconciertos, pero también con toda la inteligencia crítica y la capacidad creativa con que acertamos a conjugar platos y hábitos tradicionales con la cacofonía informativa procedente de vecinas y nutricionistas, chefs mediáticos y publicistas, tenderos y gestores políticos de nuestra salud.   
"A partir del análisis de numerosas entrevistas, anuncios publicitarios y noticias de prensa, este libro enfrenta el lector con sorprendentes paradojas, como la ignorancia ilustrada con que nos solemos mover en cuestiones culinarias, el fetichismo nutricional con que hemos acogido la supuesta racionalidad alimentaria, o la gastropolítica que rige los estómagos de unos comensales aparentemente cada vez más libres de elegir sus menús y organizar sus comidas".  
Un libro, pues, que ayuda a colocar algunas cosas en su sitio y, de paso, sirve para valorar en su justa medida los saberes y los sabores tradicionales frente a lo esnobismos cuyo origen es más económico que nutricional --sin menoscabo de que exista un I+D en el arte de cocinar.   
Edita PLAZA Y VALDÉS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.