16 oct. 2010

"Un extraño en mi vida"

Imagen del autor, Evan Hunter, tomada cuando ya estaba enfermo, poco antes de su fallecimiento
¿Evan Hunter?, ¿quién es Evan Hunter?, ¿qué ha escrito?... Para decidir si vale la pena leer uno de sus libros y teniendo en cuenta que todos sus éxitos los consiguió con novelas policíacas, es preciso recordar filmes basados en sus relatos o algunos de los numerosos guiones que escribió para distintas productoras de TV.
He aquí un ejemplo muy adecuado: ¿qué opina usted de la película Los pájaros, de Hitchckok, estrenada en 1963 y repetidamente proyectada y aplaudida desde entonces?
Pues ese filme está basado en una novela de Hunter, que también fue el autor de las narraciones en las que están basadas películas como Semilla de maldad (1955), La mujer sin rostro (1966), Sin móvil aparente (1971), El turbulento distrito 87 (1972), Laberinto mortal (1978), etcétera; además de haber escrito una larga lista de guiones para series de TV como Ironside, Alfred Hitchckok presenta, Ley y orden y otras.
Por si fuera poco, la bibliografía y las colaboraciones de Evan Hunter con la industria del cine y las productoras de telefilmes son difíciles de conocer, y por tanto de aquilatar, debido a que Salvatore Lombino --esta era su identidad de nacimiento-- suscribió sus trabajos de forma aleatoria con hasta ocho firmas: Ed McBain, que fue el que utilizó en más ocasiones; S. A. Lombino, Hunt Collins, Curt Cannon, Richard Marsten, Ezra Hannon, John Abbott y, lógicamente, también Evan Hunter, identidad que adquirió legalmente en 1952 para sustituir y acaso ocultar sus orígenes italianos --él sabría por qué o para qué, pues no dejó constancia de las causas.
Lombino-Hunter nació en Nueva York, en 1926, y falleció en Weston (Connecticut) en el 2005.
La trama de Un extraño en mi vida (llevada a la pantalla grande con el mismo título, en 1960) es una obra Hunter al ciento por ciento:
En un barrio residencial de las afueras de una gran ciudad norteamericana, un hombre joven y casado, amante de su esposa y de sus hijos, se siente insatisfecho con el tipo de vida que lleva y busca alicientes cada mañana. Un buen día (o malo, según se mire) conoce a la atractiva esposa de un vecino que, también insatisfecha de su vida, se brinda abiertamente a establecer una relación sentimental, que acabará convirtiéndose en fuente de mil y un problemas.
La novela refleja vidas corrientes de norteamericanos corrientes, retratando con acierto momentos singulares de sus vidas, como son la insatisfacción existencial que tantas veces es imposible explicar, la ilusión inicial del romance entre un hombre y una mujer, el miedo a que el engaño que protege un placer acabe destrozándolo todo… Es un relato ameno, al que el lector se engancha debido a lo excelentemente dibujados que están los personajes y, por si fuera poco, la narración está trufada de reflexiones --casi todas implícitas-- sobre el amor, la familia, la amistad, el trabajo cotidiano, el amor paterno-filial o el sexo, entre otras cosas. Y todo ello envuelto en un ambiente propio de una novela policíaca, pero sin los escabrosos delitos que las adornan, ni con la sangre resbalando en las paredes.
Para redondear atractivos, este relato de Hunter tiene una virtud añadida, pese a no ser una novela escrita recientemente, resulta que tanto la historia como los personajes son atemporales.
Edita QUATERNI

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.