8 oct. 2007

"El cuento número trece"

Es la primera novela de Diane Setterfield pero, una vez leído el texto, el relato parece escrito por alguien con tablas y recorrido. ¿Por qué? Porque ocurre lo que cada vez menos veces: quien escribe ha vivido, o cuando menos ha sabido observar la vida: "La lectura fue mi primer amor. Sin leer no podría vivir", declaró Setterfield, 43 años, cuando la entrevistaron por primera vez debido al sorprendente éxito de El cuento número trece.
Aunque la autora es británica, el éxito más rotundo del libro se ha registrado en Estados Unidos, donde ya se han vendido más de un millón de ejemplares. En tanto que en España y en apenas un mes, ya ha alcanzado los 100.000.
Una de las claves de semejante aceptación radica en que a la autora le gusta la literatura y, sobre todo, la literatura de ficción que dice algo, aparte de que el estilo y la estructura sean de calidad superior a la media.
Los personajes principales de la novela son la joven Margaret y la señora Winter, la primera es librera y la segunda, una veterana y famosa escritora. Entre ambas se establece una relación de confianza marcada por la pasión que ambas tienen por contar historias, unas verdaderas y otras falsas, lo que motiva una especie de toma y daca en el que los dobles sentidos y el equívoco son norma.
El texto de Setterfield no es una relación de hechos aderezada con la personalidad de esas dos mujeres, sino que se trata de una historia en la que los personajes constituyen la esencia de la trama: “Soy incapaz de elaborar una ficción sin conocer antes a quien la representa", puntualizó la autora cuando su trabajo mereció la atención de los críticos. Como escritora, Setterfield ha llevado su interés por las personas hasta las últimas consecuencias.
Edita LUMEN

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.