13 oct. 2007

El mundo del libro pierde el miedo a la Web 2.0

La influencia en el mundo editorial --y por extensión en todo lo que tiene que ver con los libros-- de lo que se ha dado en llamar la Web 2.0 (Wikipedia, YouTube, Twitter, redes sociales, bitácoras, etcétera) es evidente. Sin embargo, en un principio demasiados agentes culturales actuaron (o actuamos) con cierto grado de resistencia, desconfianza o, ¿por qué no decirlo?, incluso con miedo.
Pero la situación y sobre todo las actitudes están cambiando, afortunadamente para todos.
"Mientras que en el año 2005 tan sólo un 12% de los sitios web de las editoriales establecía una comunicación directa con sus lectores, el nuevo estudio Tendencias Web 2.0 en el sector editorial señala que el 44% de las 50 editoriales analizadas ha creado, en los dos últimos años, algún tipo de canal de comunicación participativa (blogs, red social, encuentros virtuales).
"Hace dos años, un 39% de las editoriales analizadas contaba con una sala de prensa virtual, el nuevo estudio indica que el 76% de los sitios web de las editoriales tiene esa sección para facilitar la labor informativa de los medios. En 2005, tan sólo un 25% de las editoriales publicaba en sus webs las reseñas obtenidas en los medios de comunicación, mientras que en 2007 se eleva al 46%."
Las librerías también se están sumando a esa ola que derriba paredes entre quienes producen cultura, los que la envasan o visten, los que la promocionan, los que la comercializan y los consumidores: la sociedad en general.
El texto entrecomillado en los párrafos precedentes forma parte del estudio Tendencias Web 2.0 en el sector editorial correspondiente a este año, cuya elaboración hay que agradecer a la revista Dosdoce y al equipo de especialistas que han contribuido a ello.
Si está interesado en leer el informe, pulse aquí: Dosdoce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.