11 nov. 2009

"El museo de la inocencia"

El autor de esta novela, Orhan Pamuk, que obtuvo el Nobel en 2006, nació en Estambul, estudió Arquitectura --licenciatura que nunca terminó-- y Periodismo en la Universidad de Estambul y amplió conocimientos en las universidades estadounidenses de Iowa y Columbia.
Su trayectoria como escritor se inició en 1982 con la publicación de Cevdet Bey y sus hijos, a la que siguieron cual cascada, entre otros trabajos, La casa del silencio (1983), El astrólogo y el sultán (1985), El libro negro (1990), La vida nueva (1994) y Me llamo Rojo (1998) --que fue el texto con el que alcanzó mayor renombre--, relato de misterio y amor a la vez que filosófico, ambientado en el Estambul del siglo XVI.
En el año 2005 y a causa de hacer unas declaraciones poco amables con el Imperio Otomano por los genocidios kurdo y armenios, se vio obligado a exiliarse, lo que motivó que un colectivo de escritores (José Saramago, García Márquez, Günter Grass, Umberto Eco, Carlos Fuentes, Juan Goytisolo, John Updike, Salman Rushdie y otros) firmaran un pronunciamiento de apoyo a Pamuk y acusaran al Gobierno turco de burlarse de los derechos humanos.
Tras Nieve (2001) y Estambul (2005), Pamuk publica ahora El museo de la inocencia, en la que relata la historia de Kemal, un joven miembro de la burguesía de Estambul que se enamora de una pariente lejana, Füsun, por la que acaba obsesionándose. El episodio se inicia como una aventura inocente, pero la situación da un giro de 180 grados cuando Füsun desaparece. Angustiado, Kemal se consuela poseyendo objetos que ella ha tocado y, adoptando la actitud propia de un fetichista, el joven se dedica a conseguir todo tipo de pertenencias personales de Füsun hasta construir lo que cabe calificar de museo... El relato también es un espejo de los cambios que han experimentado Turquía y su capital, Estambul, desde los años setenta hasta hoy.
Edita MONDADORI

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.