13 nov. 2009

"El hombre inquieto"

Que nadie busque en Henning Mankell a un escritor de primer orden, comparable con premios nobel o narradores que esculpen palabras, oraciones y frases para crear mundos tan excepcionales como comprensibles o subyugantes. Mankell es, eso sí, un gran narrador y, además, de un tiempo acá sus trabajos se ven favorecidos por la oleada de popularidad comercial que rodea a la última generación de escritores escandinavos, con el autor de la trilogía Millenium a la cabeza, el mitificado Stieg Larsson.
Mankell es un excelente constructor de guiones --tienen hechuras propias de un libreto hollywoodiano-- y su estilo, lineal, está al servicio de la trama. Se trata, pues, de un experto narrador con alta capacidad para entretener desde las primeras líneas.
El hombe inquieto también está protagonizada por el inspector Wallander, el mismo que desenredó una veintena de entuertos en otras tantas novelas, como El chino. En esta nueva entrega de la serie Wallander el policía ha logrado dos de sus sueños, vivir en una casa de campo y que su hija Linda lo haya convertido en abuelo. Sin embargo, su tranquilidad se ve perturbada cuando el suegro de Linda, un oficial de alto rango de la Marina sueca, desaparece en un bosque cerca de Estocolmo. La investigación la dirige la policía local, pero Wallander se implica y acaba zambulléndose totalmente en el caso cuando desaparece una segunda persona. Hay detalles que apuntan que los autores son militares ultraderechistas relacionados con asuntos derivados de la guerra fría Este-Oeste, pero entonces...
Edita TUSQUETS

2 comentarios:

  1. Es uno de los escritores muy comerciales provisto de suficiente calidad para no defraudar a los más exigentes que buscan en un libro un rato de entretenimiento sin más pretensiones.

    ResponderEliminar
  2. Justo eso, Toupeiro, justo eso.

    ResponderEliminar

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.