12 ene. 2008

"La lámpara maravillosa. Algunas claves esotéricas"

El ensayo La lámpara maravillosa de Valle-Inclán siempre fue considerado por parte de la crítica como un detalle menor en la obra del autor de las Sonatas, pues trataba de ocultismo, algo que aparentemente solo podría interesar a personas heterodoxas, extravangantes y raras.
Hubo incluso quienes dijeron que ese interés de Valle-Inclán obedecía a motivos exclusivamente estéticos y no a convicciones y que, por tanto, cabía considerarlo un pecado de juventud, o acaso una deuda contraída con el espíritu de la época.
No en vano, en medios literarios de la época --al igual que en otros ámbitos culturales y sociales-- abundaban quienes alimentaban su intelecto o su imaginación con conocimientos --si se les pueden llamar así-- mágicos, esotéricos, teosofistas, espiritistas, etcétera, cosa que entonces estaba de moda y que en muchos casos se utilizaba para combatir o contrarrestar el realismo, el naturalismo, el materialismo y otros ismos.
Sin embargo, el ocultismo, tanto en Valle-Inclán como en otros personajes de ayer y de hoy, fue y es una constante que, según algunos, también era y es una forma de buscar explicaciones. ¿Explicaciones a qué, por qué, para qué?... Fernando Barros arroja luz y aporta algunas respuestas.
Edita CARDEÑOSO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.