11 ene. 2008

Muere Pepín Bello, último representante de la generación del 27

Bello (primero por la izquierda), García Lorca, Juan Centeno y Luis Eaton-Daniel tomando café, en una foto tomada en la Residencia de Estudiantes en 1924 (pulsar sobre la imagen para ampliarla)
..
Pepín Bello, el último superviviente de la Generación del 27 y gran aglutinador de ese grupo cultural, ha fallecido la pasada noche en su domicilio de Madrid a la edad de 103 años.
Bello era presidente de honor de la Asociación de Amigos de la Residencia de Estudiantes y había sido compañero de andanzas de Federico García Lorca, Luis Buñuel y Salvador Dalí, entre otros.
José Bello Lasierra (Huesca, 1904) desempeñó un papel crucial como nexo del grupo de artistas que durante los primeros años de la década de 1920 se reunió en la Residencia de Estudiantes de Madrid. Bello fue confidente de todos ellos e inspirador de muchas de sus obras.
Pepín Bello, que el pasado mes de mayo presentó en la Residencia el libro Ola Pepín!, comentó que la Residencia había cambiado mucho desde cuando él la conoció, en 1921, como estudiante de Medicina: "Encontré un ambiente insospechado --manifestó al referirse al cúmulo de elementos que rodearon su estancia en la Institución, y añadió:-- Había elegancia, gusto por el arte y amistad".
La vida de Bello adoptó un camino diferente a partir de 1927, al abandonar los estudios e iniciar su colaboración con la Sociedad de Vías y Riesgos. La guerra incivil de 1936-39 fue una experiencia que le marcó profundamente proque perdió a su hermano --fusilado-- y a muchos de sus amigos y compañeros de vanguardia artística, en tanto que otros tuvieron que emigrar. Finalizada la guerra, Bello encontró acomodó junto a otros muchos que vivieron junto a él en el llamado exilio interior.
En 2004, Bello recibió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.