7 dic. 2006

"Viaje por las mentiras de la historia universal"

Curioso fenómeno el de la mentira, que afecta a todos los ámbitos de la existencia. La vida cotidiana está plagada de falacias de las que no se salvan ni las noticias de hoy, que son la actualidad; ni las de ayer, que constituyen la historia.
Las biografías de los personajes más trascendentales están salpicadas de leyendas, propaganda e imaginación con las que se rellenan los huecos que deja el conocimiento. Esto ocurre incluso con las personas que más han influido en la civilización, pues pocos datos conocemos de Aníbal; el Jesús de la historia no se nos ha revelado por completo y Maquiavelo ha sido tergiversado a conciencia.
Nuestros orígenes y devenir han sido manipulados por razones de popularidad, de propaganda o simplemente por lucro económico.
Y es que la historia es un organismo vivo que es atacado con mucha frecuencia por el virus de la mentira. Pero es una dolencia que es bueno conocer, y para empezar a tratar las mentiras lo mejor es acudir a la bibliografía para identificar y definir el microbio en sí y conocer sus síntomas.
Eso ha hecho Santiago Tarín en este libro contundente, crudo y paradigmático. Ha recurrido a las fuentes del conocimiento documentado, ha contrastado, analizando los datos hasta la saciedad, y ha puesto al descubierto algunas muy sorprendentes verdades de la historia universal.
Santiago Tarín Alonso (Barcelona, 1959) se licenció en Ciencias de la Información en la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha trabajado en Radio Nacional, en Radio Barcelona-Cadena Ser, en la Agencia Efe, fue corresponsal del diario Ya en Barcelona y desde 1985 es redactor de La Vanguardia.
Viaje por las mentiras de la historia universal ocupa en estos momentos un lugar destacado entre los libros de no ficción más vendidos y es el primero en ventas como texto de divulgación histórica.
Edita BELACQUA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.