19 abr. 2007

"El final de la dictadura" y el germen de la democracia

No es casualidad que este libro se titule El final de la dictadura, en vez de historia de la transición. Es así porque, el lector asiste al final del Régimen, un sistema autoritario --también agónico-- cuya expiración sólo es evidente cuando son legalizados los partidos políticos y sindicatos de clase --no antes-- y se reconocen las libertades políticas, se acepta la amnistía --aunque tan rácana que no merece ese nombre-- y se celebran elecciones.
Y todo esto concluye en junio de 1977, como consecuencia del previo derrumbe del Gobierno de Arias Navarro y cuando se impone la necesidad ineludible de implantar una democracia parlamentaria.
Tal como refieren los autores, Nicolás Sartorius y Alberto Sabio, en ese proceso de democratización desempeñaron un papel esencial diferentes colectivos sociales, principalmente los trabajadores, los estudiantes y un sector de las clases medias. Poco a poco, las movilizaciones fueron encontrando eco en los medios de comunicación y contribuyeron a la apertura de grietas y divisiones en los soportes del Régimen, que no eran pocos ni estaban de brazos caídos.
La protesta en la calle fue respondida desde el poder con dureza represiva. Pero al final se impusieron la negociación y el consenso, lo que evitó un choque entre españoles que algunos temían, miedo que eran tan intenso al norte como al sur de los Pirineos.
En este sentido, la novedad de este libro radica en el análisis, en los archivos inéditos que han abierto los autores, en los datos que ofrece sobre el papel que jugaron países como EE UU, Francia, Alemania e Inglaterra durante los 18 meses que transcurrieron de noviembre de 1975 a junio de 1977, un período capital de la historia de España.
Edita TEMAS DE HOY

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.