26 nov. 2007

"Soria Moria", la infantil utopia escandinava

En la imagen, el cartel de carretera que indica la proximidad del Hotel Soria Moria, en las proximidades de Oslo (Noruega), que utiliza el nombre del mítico enclave escandinavo de la felicidad
El guión de este libro, con el que Espido Freire ha obtenido este año el 39º Premio de Novela Ateneo de Sevilla, es lineal: Isabella de Betancourt y Dolores Hamilton son dos adolescentes pertenecientes a la alta burguesía británica instalada en Tenerife a finales del siglo XIX. Sus vidas son apacibles y regaladas, y su único objetivo es casarse y perpetuar con el matrimonio el juego de alianzas e intereses que han diseñado sus padres.
La llegada a la isla de Scott y Thomas, dos muchachos de su edad, cambiará las vidas de Isabella y Dolores, enfrentándolas a las absurdas normas sociales de su clase social. Ambas muchachas intentarán huir y refugiarse en Soria Moria, lugar mítico de Escandinavia en el que los humanos están a salvo del tiempo y de la muerte. Pero es una solución tan falsa como infantil, y además las normas de la reaccionaria clase social a la que pertenecen se impone. Para colmo, en 1914 se inicia la Gran Guerra, o Primera Guerra Mundial, cuyas proporciones son inimaginables en comparación con anteriores conflictos.
Freire, tras recibir el Premio Ateneo de Sevilla, declaró que su relato es "una historia de personas a las que no se las permite opinar, ya sean niños o jóvenes". Es decir, no es una novela sobre la guerra, sino sobre los miembros de una clase social determinada ante una situación personal concreta.
En la creación de Soria Moria tiene mucho que ver el inexistente lugar escandinavo del mismo nombre, una especie de utopia en el que es posible la felicidad, que en el caso de la novela de Freire es la frustrada felicidad de los miles de jóvenes a los que el destino condenó a morir en las trincheras de la guerra que asoló Europa desde 1914 hasta 1918.
Edita ALGAIDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.