22 may. 2007

Hergé "cumple" cien años

Hoy hace cien años que nació Georges Remi, que empezó a dibujar historietas en los márgenes de sus cuadernos escolares cuando sólo tenía siete años de edad. En el año 1921 se incorporó a los boy-scout, cuyo espíritu le hizo convertirse en un amante de los indios pieles rojas, con los que se identificó plenamente.
Empezó a dibujar historietas en la revista Le Boy-Scout, donde firma por primera vez (1924) con el seudónimo de Hergé, formado por las dos iniciales invertidas de su nombre y primer apellido invertidas.
Así empezó la carrera artística de Hergé, uno de los belgas más internaicnales de la mano de Tintín.
Recién terminados sus estudios secundarios, Hergé entró a trabajar en el departamento de suscripciones del diario Le XXéme Siécle; pero siguió colaborando en Le Boy-Scout Belge, donde publicó su primera serie: Totor, jefe de patrulla de los Abejorros (1926-1930).
El director del periódico, animó a Hergé --dibujante autodidacta-- a leer e ilustrarse, y poco a poco se convirtió en el chico para todo, ocupándose de la composición, la compaginación, las ilustraciones, la rotulación, la decoración… Más adelante, Hergé recibió el encargo de poner en marcha el suplemento juvenil del periódico: Le petit Vingtiéme, cuyo primer número apareció en 1928.
En un primer momento, Hergé ilustró una serie con texto escrito por el redactor deportivo del periódico, pero pronto decidió lanzar su propia serie. Así nacieron en 1929 Tintín y Milú. Los tres primeros álbumes fueron: Tintín y los soviets, Tintín en el Congo y Tintín en América. A partir de 1934, Ediciones Casterman publicó los álbumes de Les Aventures de Tintin, que aparecieron regularmente hasta 1940. A partir de ahí, Hergé entró en la historia y en la leyenda del cómic, así como en las casas de cientos de miles de niños, adolescentes, jóvenes y adultos de todo el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.