31 mar. 2007

"Los secretos del franquismo"

En los bajos fondos de la historia hay hechos relevantes que pasan desaprecibidos. El mérito de este libro radica en que bucea en documentos desconocidos que en su día estuvieron encima de las mesas de quienes decidían el destino del mundo, en especial los documentos que el poderoso servicio de espionaje norteamericano recopiló desde la II República hasta la muerte del general Franco, en 1975.
En los sótanos de la historia de España es fácil hallar pruebas de como el régimen hitleriano y los nazis instalados en la Península apoyaron la sublevación del 18 de julio de 1936 mucho antes de lo que hasta ahora se había supuesto; también es posible constatar que Franco salió tan disgustado de la entrevista de Hendaya que prefirió no cumplir nada de lo que había pactado con Hitler; como trascurrió el encuentro del Caudillo con el Duce según el relato de un chofer que ejercía de confidente; como se ayudaron la Alemania nazi y la España franquista para perseguir a sus respectivos disidentes, o ratificar que Franco siguió apoyando de forma soterrada a Berlín hasta casi 1945 cuando en teoría y de cara al exterior ya había decidido complacer a los aliados porque iban ganando la guerra.  
En este libro destacan los minuciosos informes que los americanos redactaron para entender a un dictador incómodo que, sin embargo, les convenía como aliado. Franco, que no soportaba a los protestantes ni a los anglosajones y que creía ser inmortal hasta que tuvo un accidente de caza, fue en cierto modo salvado y apuntalado por EE UU.
Los papeles que el autor expone también recogen la tortuosa relación entre Franco y el hijo de Alfonso XIII, Don Juan (padre del actual rey y que era el heredero legítimo de la Corona española). También es de alto interés el análisis que hace un especialista norteamericano del papel que jugó Iglesia Católica durante el franquismo y el seguimiento que Washington hizo de la etapa previa a la transicion, en un alarde de eficacia de los servicios de inteligencia de la Casa Blanca, donde se temía que Carrero Blanco relevara al Generalísimo al frente del Estado.
Una historia de historias ocultas que es apasionante que arroja luz sobre el pasado reciente de España, en un texto que además ha sido enhebrado magistralmente por Eduardo Martín de Pozuelo, que aporta  datos y documentos de muy alto valor.
Eduardo Martín de Pozuelo Dauner es uno de los grandes del periodismo de investigación español. Su trayectoria, iniciada en el madrileño diario Pueblo, se ha desarrollado sobre todo en La Vanguardia, donde empezó como reportero en 1975. Dos años después ya dirigía ls sección de sucesos y poco tiempo después cofundaba el equipo de investigación del diario, al que perteneció durante diez años, siendo pionero en España y actualmente un referente en las facultades de Ciencias de la Información.
Martín de Pozuelo es autor de las informaciones que desvelaron la presencia de la mafia italiana en la Península (Premio Ortega y Gasset en 1985), puso en marcha la serie La peseta Connection sobre el contrabando y el tráfico de dinero (Premio Ojo Crítico en 1989), fue autor de interesantes reportajes sobre la delincuencia organizada en España (Premio Ciudad de Barcelona en 1989) y de la investigación sobre los desaparecidos españoles durante las dictaduras de Argentina y Chile (Premio Derechos Humanos 2000), también elaboró reportajes sobre el fenómeno del botellón (Premio Reina Sofía 2004) y la serie de setenta reportajes basados en documentos desclasificados por Estados Unidos (Premio Internacional de Periodismo Rey de España en 2006), trabajo que constituye el antecedente de este libro.
Otros trabajos destacados del autor han versado sobre el maxiproceso a la mafia italiana, los GAL, el contrabando en Galicia, las células durmientes de Al Qaeda en España y los atentados del 11-S en Nueva York, entre muchos otros.
Edita LIBROS DE LAVANGUARDIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

* CDL admite comentarios anónimos siempre que NO incluyan insultos ni difamaciones.
* CDL admite comentarios anónimos sempre que NON inclúan insultos nin difamacións.